fbpx

Si eres un autónomo o tienes un pequeño negocio y te planteas dar el salto al mundo online con una web actualizada, estás haciendo muy bien. En los tiempos que corren ya es una realidad indiscutible que los negocios tienen que tener una dimensión online, y una página web, independientemente en qué sector esté tu negocio, es un escaparate virtual prácticamente indispensable para una gran mayoría de marcas, por pequeñas que sean.

 

En los últimos años ante la expansión de internet han salido al mercado múltiples herramientas que democratizan el proceso de creación de una página web. La archiconocida Wix es un ejemplo, pero hay otras muchas plataformas como Webnode o Jimbo que nacen con el mismo concepto. El problema es que, para muchos usuarios, estas plataformas tampoco solucionan el problema.

 

Por muy fácil de usar que sea una herramienta, siempre va a requerir ciertos conocimientos de diseño y usabilidad web. Además, sin tener ninguna noción puede ser muy tedioso tener que lidiar con hostings, dominios y CMS, y a veces la inversión de tiempo que hay que hacer para aprenderlo puede ser mucho mayor que delegar la construcción de una página web a una empresa especializada. Lo cierto es que muchas veces el precio a pagar por un diseño web es menor de lo que puede parecer. Lo importante es tener clara la estrategia antes de tomar ninguna decisión, por eso hoy te traemos los 5 puntos más importantes a tener en cuenta a la hora de lanzar una web:

 1. ¿Para qué la vas a utilizar?

 

Parece una tontería, pero tener claro el propósito de la página es crucial. ¿Será un escaparate virtual corporativo? ¿Es una landing page informativa previa a la venta? ¿Es un e-commerce? ¿Es un portfolio visual? ¿Es un blog pensado para hacer SEO?

El propósito es lo primero que hay que contemplar antes de ponerse manos a la obra. Es lo que nos llevará a inclinarnos por la mejor herramienta o CMS para construir la página.

 

2. ¿Cómo la vas a mantener?

 

El mantenimiento de una web tiene tres enfoques: mantenimiento técnico, mantenimiento de contenido y gestión del marketing.

No elijas ninguna herramienta hasta tener claro cómo vas a manejar el mantenimiento de la página desde estos tres enfoques. Hay algunos sistemas de CMS  muy cerrados que prácticamente no van a requerir ningún mantenimiento técnico a medio plazo, pero si te inclinas por uno de ellos deberás asegurarte de que los contenidos sean escalables, que te sirva bien para conectar tus herramientas de marketing, que puedes trabajar el SEO, que se pueden gestionar los contenidos de forma amigable… Descuidar el mantenimiento es un grave error, puesto que puede conllevar que la página que tanto esfuerzo has puesto en crear te quede inservible en pocos meses.

 

3. ¿Qué contenido va a mostrar?

 

Si quieres un escaparate virtual, algo tendrás que meter en él. Parece una obviedad, pero es muy común plantearse una página web sin tener ni idea de qué vamos a  poner en ella. Los contenidos son cruciales, tanto el propio texto de copy como las imágenes, vídeos o grafismos que van a confeccionar la imagen de la página.

De nada sirve una página web bien diseñada y estructurada si los contenidos no tienen ningún valor. 

 

4. ¿Cómo vas a organizar la información?

 

Igual que a veces pasa que no tenemos contenido para mostrar, otras puede pasar justo lo contrario. Tenemos mucho contenido y queremos mostrarlo todo en el mismo sitio. Pensar en el usuario es crucial para jerarquizar la información. Ordenar el contenido por importancia, poner un buscador o breadcrumbs, crear menús accesibles, subcategorizar páginas o hacer buenos mapas de navegación web con enlaces con algunas de las opciones que podemos usar para jerarquizar bien la información en nuestra página. Las webs demasiado recargadas de contenidos mal jerarquizados o las que es imposible encontrar lo que buscas generan rechazo y el usuario siempre tenderá a abandonarlas antes de lo que queremos. A veces corremos el riesgo de querer decirlo todo a la vez o sin orden, y lo importante no es lo que tengamos que decir, lo importante es lo que nuestros usuarios quieren ver.

 

5. Piensa en tus valores diferenciales y muéstralos

 

Si algo tiene internet es que el contenido está al alcance de todos. Comparar precios y características de productos y servicios que necesitamos es tan fácil como abrir diferentes pestañas en el navegador. Si eres uno más, no vas a vender. Necesitas un diferencial: precio, calidad, un servicio postventa… Si quieres que tu cliente de compre tí y no a tu competencia, muéstrale tus fortalezas de manera directa. 

 

Si tienes estos 5 puntos clave bien claros, diseñar tu página web va a ser muy fácil y barato. Muchas veces un diseñador web pierde más tiempo en intentar entender lo que el cliente quiere que en el trabajo de creación de la página. Si optas por la opción de crear tu página tú mismo, es igualmente importante, porque en el proceso de maquetación tarde o temprano tendrás que enfrentarte a estas decisiones, y si vas improvisando sobre la marcha puede que tengas que hacer varios parones para solucionar problemas y el resultado final no se vea sólido y estructurado.

 

Si todo esto se te hace un mundo, en Olago te asesoramos gratis sobre la mejor forma de estructurar la página web.  

 

Abrir chat